Entrevista con José Ledezma sobre el maíz nativo guaraní en Bolivia – 1era Parte

En la segunda expedición SOS MAIZ al Chaco boliviano en marzo del 2018 entrevistamos al investigador del maíz y de la cultutra guaraní José M. Ledezma en la localidad de Cuevo, cerca de Camiri, en el Chaco boliviano.

Hace 20 años en el Chaco boliviano se encontraban cerca de 18 variedades de maíz las que  se han venido erosionando a causa de la adopción de maíces híbridos que tienen como destino la comercialización. Este cambio en el uso del maíz tiene como consecuencia la pérdida de variedades tradicionales a la vez que representa una amenaza a la seguridad y soberanía alimentaria del pueblo guaraní.
La visión del pueblo guaraní sobre su cultura, sus alimentos y particularmente sobre el maíz se basa en que la cosecha puede ser guardada en el troje, una pequeña despensa que asegura la disponibilidad de alimento para todo el año.
El cultivo de estas razas nativas de maíz se realiza sin agroquímicos y de esta manera las comunidades  aún pueden disponer  de una alimentación segura, sana y nutritiva para sus familias.

El maíz boliviano en peligro

 

SOS MAIZ BOLIVIA en colaboración con CIPCA y BOLIVIA LIBRE DE TRANSGENICOS viajó al Chaco boliviano en marzo del 2018 para investigar las variedades de maíz nativo que los agricultores guaraníes custodian y defienden de la contaminación transgénica y de la negligencia de las autoridades.

En esta segunda expedición estuvimos en las comunidades guaraníes de Salinas y Cañon de Segura, en las cercanías de Camiri, compartiendo los sueños y preocupaciones de sus agricultores y guardadoras de semillas.
Entre los comunarios hay gran preocupación a raíz de la introducción de híbridos que son ofrecidos como donaciones por las autoridades sin tener pleno conocimiento de qué tipo de semilla se trata. Igualmente se van dando cuenta que sus variedades de semillas nativas, las que cuidaban celosamente sus padres y abuelos, son cada día más escasas, en un proceso irreversible conocido como erosión genética.
Por otra parte, se comienza a entender el grave daño que representa el ingreso de  maíz transgénico en Bolivia ya que en breve contaminará todas las variedades de maíz nativo que aún  conoce y guarda el pueblo guaraní.
La campaña El Maíz es mi Raíz que encabeza la plataforma Bolivia Libre de Transgénicos está denunciando a nivel nacional e internacional el grave daño que representa la aprobación ilegal de cultivos transgénicos de maíz en Bolivia.
Bolivia es centro de origen de 77 variedades de maíz representando un valioso patrimonio nacional fitogenético que se está perdiendo aceleradamente.
La organizaciones ambientalistas de todo el país denuncian además el profundo impacto ambiental que significará la ampliación de la frontera agrícola para el cultivo de nuevos eventos transgénicos como la soya, el algodón y la caña de azúcar, promovidos por el agronegocio, lo que traerá más deforestación, ausencia de lluvias y contaminación generalizada por el aumento del uso de agrotóxicos, especialmente el pesticida glifosato, reconocido como cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud.

Denuncia maíz transgénico ilegal en los mercado del Chaco de Bolivia

Ver Video: https://youtu.be/SR_mCU_TZU0

Entre diciembre de 2016 y abril de 2017 se recolectaron en mercados y tiendas de semillas en Charagua, Villamontes y Yacuiba, cuatro muestras de grano de maíz, y de acuerdo a un análisis de laboratorio se identificó que son semillas transgénicas tolerantes al glifosato.
PROBIOMA y CIPCA-Cordillera son las instituciones que realizaron el análisis de flujo lateral inmunocromatrográfico que revela la expresión de la proteína CP4 que hace que los cultivos de maíz sean tolerantes a los herbicidas que contiene el principio activo del glifosato.
Es importante mencionar que las semillas transgénicas recolectadas en el chaco boliviano no tenían la certificación de rigor que realiza el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF).

RESULTADO DEL ANALISIS
El maíz que se está comercializando, en las localidades mencionadas, no tiene ningún control de las entidades gubernamentales llamadas por ley, tampoco existe un control de parte de los municipios. Esta situación representa un peligro de contaminación de las variedades nativas y convencionales existentes en la región y el país en su conjunto, ya que el maíz se transporta permanentemente a otros lugares del país.

Esta situación debe revertirse eliminando estos focos de comercialización ilegal y promoviendo la producción de semilla de maíz convencional y rescatando y fortaleciendo las decenas de variedades nativas que están en peligro de desaparecer debido a la contaminación genética, aspecto que afectará a la seguridad y soberanía alimentaria de los bolivianos ya que de cada variedad convencional y nativa se producen decenas de alimentos.

Además, con esta actividad se está violando la Constitución Política del Estado:

1.-Constitución Política Del Estado: Artículos: Nº16 y Nº255
2.- Protocolo de Cartagena Sobre Seguridad de la Biotecnología, vigente en el país desde septiembre de 2003;
3.- Ley Nº 300, Ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien Artículo Nº 24;
4.- Ley Nº 144, Ley de la Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria Artículo Nº15;
5.- Ley Nº 401 Ley de Celebración De Tratados Artículo Nº 4;
6.- Ley N° 622 Ley de Alimentación Escolar en el Marco de la Soberanía Alimentaria y la Economía Plural Artículo Nº 7;
7.- Ley N° 3525 Ley Regulación y Promoción de la Producción Agropecuaria y Forestal no Maderable Ecológica Artículo Nº 2;
8.- Decreto Supremo N° 0181 Normas Básicas del Sistema De Administración de Bienes y Servicios Artículo Nº 80;
9.- Decreto Supremo Nº 2452, Etiquetado de Organismos Genéticamente Modificados;
10.- Resolución Administrativa VRRNN y MA Nº 135/05, Artículo Nº 2

Santa Cruz, Bolivia, 9 de octubre 2017