CONTAMINACION TRANSGENICA

DENUNCIAN PELIGRO DE DESAPARICIÓN DE 77 VARIEDADES DE MAIZ NATIVO

Hallazgo de Maíz transgénico demuestra que autoridades no aplican leyes sobre prohibición de transgénicos, advierte la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos

INFORMACION PRELIMINAR
Desde hace unos 3 años a la fecha se escuchan rumores que desde Argentina se introduce ilegalmente maíz transgénico de contrabando a Bolivia y que posiblemente se trataría de maíz Bt, resistente al gusano cogollero, al que llaman familiarmente “Betito”.
A fines de febrero de 2017 un diario local reportó que en la periferia de la ciudad de Santa Cruz se estacionaban camiones cargados con maíz transgénico en la berma de la carretera y que el producto se comercializaba en forma inmediata en el mismo lugar lo que revela que la autoridad competente no estaría cumpliendo con sus obligaciones legales.
A inicios de marzo, en un laboratorio de Santa Cruz, varias muestras recogidas en mercados y cultivos en los alrededores de Charagua, Villamontes y Yacuiba, habían arrojado resultado positivo en la identificación de maíz Round Up Ready, más conocido como maíz RR, cuya principal característica es su funcionamiento junto a un herbicida de Monsanto en base a glifosato lo que permite eliminar la maleza sin que este cultivo modificado genéticamente sufra daños.

PRIMERA EXPEDICION DE LA ORGANIZACION SOS MAIZ BOLIVIA
La información sobre el ingreso de maíz transgénico ilegal en un país megadiverso, y que cuenta con 77 razas de maíz nativo según diferentes fuentes, despertó el interés de parte de un puñado de profesionales de diferentes especialidades: agrónomos, economistas, sociólogos y comunicadores, entre otros, lo que llevó a la formación de un grupo de trabajo llamado SOS MAIZ BOLIVIA el que desde 2016 está desarrollando un proyecto de investigación en relación al tema.
Los objetivos primarios del proyecto SOS MAIZ BOLIVIA son: A) identificar la presencia ilegal de cultivos de maíz transgénico en Bolivia; B) hacer un catastro de las variedades de maíz nativo en la zona sur de Bolivia; y C) verificar contaminación transgénica en las variedades nativas de maíz, sea por flujo de polen, o por importación y cultivo ilegal de semillas genéticamente modificadas.

HALLAZGO DE MAIZ TRANSGENICO EN CHARAGUA
El viernes 17 de marzo de 2017, alrededor de las 10 de la mañana, los miembros de la expedición SOS MAIZ BOLIVIA se dirigieron al sitio 20 de la colonia menonita Pinondi donde se tomaron muestras de hojas del cultivo de maíz. Para la toma de muestras dos integrantes del grupo se equiparon con guantes, barbijos y mandiles según un protocolo ya conocido por ellos y además como protección personal ya que no se tenía forma de saber si los campos podrían haber sido recientemente rociados con glifosato u otros agrotóxicos.
El kit utilizado para detección de maíz transgénico consistió en un ensayo inmunocromatográfico de flujo lateral Reveal CP4 de la empresa Neogen Corporation que detecta entre otros el maíz NK603.

El resultado fue positivo para maíz transgénico Round Up Ready (RR) resistente al glifosato.

Todo el proceso fue fotografiado, filmado en video y el lugar identificado con coordenadas GPS, las cuáles resultan ser: UTM 20K 0498332 7806693 a 540 msnm.

Link del video para visualización y descarga: https://youtu.be/N7AfL2xhyiY

CONCLUSIONES
– El cultivo de maíz del campo analizado tenía mazorcas de tamaño mediano, quizás contaba con eventos apilados para resistir al cogollero (Bt) pero con seguridad, así acusa el test, tiene el gen de Monsanto para resistir al glifosato (RR).
– El cultivo de maíz detectado en la locación coordenadas GPS: UTM 20K 0498332 7806693 a 540 msnm., es transgénico, ilegal y con capacidad de contaminar las 77 razas nativas presentes en Bolivia desarrolladas por siglos por los pueblos indígenas del país representando una grave amenaza para la seguridad y soberanía alimentaria del país.
– Numerosas leyes, decretos y normativas prohíben el cultivo de maíz transgénico y su comercialización en Bolivia.
– No existe ningún informe presentado por el Estado Boliviano sobre esta materia ante los delegados del Protocolo de Cartagena, parte de la Convención sobre Diversidad Biológica, del cual Bolivia es signataria.
– No existe ningún estudio de evaluación de riesgos para alimentación humana o animal sobre estos nuevos maíces híbridos transgénicos artesanales que tienen potencial para dañar la salud de las personas, los animales y el medioambiente.
– El maíz transgénico ilegal cultivado en Bolivia se está comercializando en los mercados del Chaco boliviano como insumo para la alimentación directa de la población.
– Este hallazgo permite concluir que las cantidades de glifosato usadas por los agricultores de la zona son por lejos superiores a las esperadas para cultivos convencionales.